Andreu Segura, presidente de SESPAS, incide en el Senado en la conveniencia de crear una Agencia Española de Salud Pública


En su comparecencia, Segura ha defendido la nueva Ley de SP como “una gran oportunidad para poner ésta en candelero en la agenda política” y que contribuya “a la sostenibilidad del sistema sanitario”
La nueva Ley General de Salud Pública, que se espera pueda entrar en vigor a lo largo de 2011, es “una oportunidad importante para poner la Salud Pública en el candelero de la agenda política, pues puede contribuir de forma importante a la sostenibilidad del sistema sanitario”, ha declarado a EL MÉDICO INTERACTIVO, Andreu Segura, presidente de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitarias (SESPAS), tras su intervención en la Comisión de Sanidad y Consumo del Senado para explicar la posición de la Sociedad respecto al borrador del nuevo texto legal que debe regular todo lo relativo a la Salud Pública en España.
Durante una hora, Andreu Segura ha recordado las alegaciones que SESPAS presentó en su día al proyecto de la Ley General. Y en el aspecto de la necesaria inclusión en ella de elementos que mejoren la coordinación de la Salud Pública en la España de las autonomías, el presidente ha incidido en que SESPAS mantiene su idea de que sería bueno crear una Agencia Española de SP.
“Ya existe la Comisión de SP en el Consejo Interterritorial, pero falta coordinación. La nueva Ley reconoce un Consejo General de SP, pero desde SESPAS creemos que sería bueno crear esta Agencia, figura que permitiría una mejor coordinación”, ha señalado. El alejamiento del perfil político en aras de otro más técnico y profesional es la cave.
En las alegaciones presentadas por SESPAS al anteproyecto de Ley General, ya se recogió esta iniciativa. A juicio de la Sociedad, en el borrador de Ley lo relativo a la organización de la SP está “muy poco elaborado; enumera los órganos de gobierno centrales y describe sus funciones y composición, pero en general es muy insuficiente en la descripción de los órganos que enumera. En el Capítulo III se detallan más las funciones de la Red de Expertos que las de los organismos con capacidad ejecutiva. Los órganos previstos por el anteproyecto para el gobierno de la SP parecen tener un excesivo perfil de asesoría. Se crean organismos asesores de distinto perfil sin que se concreten las competencias de los actuales ni se constituya un órgano gestor de las competencias a nivel nacional”.
“Asimismo, también es destacable la falta de una precisa determinación de las competencias y funciones a ejercer por la Administración estatal y la asignación de esas competencias a los distintos órganos o departamentos de la misma”, expone SESPAS.
Un órgano coordinador
La Sociedad reitera por ello la conveniencia de una Agencia Española de SP, “con la naturaleza, composición y funcionamiento ya propuestos por nuestra Sociedad (….). El Centro de Evaluación de Políticas de Salud Pública y Prevención de Enfermedades recogido en el anteproyecto no parece, por sí solo, que pueda constituirse en una estructura suficiente para este fin. La citada Agencia habría de conformarse en la futura Ley como un organismo autónomo con personalidad jurídica y sometido al derecho público, integrador de todos los recursos estatales en salud pública, regido exclusivamente por criterios de profesionalidad tanto en la dotación de personal como en su gestión, con representación en su órgano de gobierno colegiado de los responsables de SPde las Administraciones sanitarias autonómicas, y que debe actuar como órgano coordinador de todos los órganos técnicos autonómicos y locales de Salud Pública”, explica.
“Es muy importante que, desde su configuración en la ley, se desprenda una clara legitimación científica de este órgano, pues de no ser así difícilmente podrá realizar la esencial función coordinadora de las acciones y políticas de Salud Pública autonómicas y locales”, continúa.
Por su parte, el “Consejo Estatal de Salud Pública” puede ser, en principio, un órgano válido como vehículo para insertar la salud pública en todas las políticas públicas (educación, vivienda, trabajo, medio ambiente, agricultura, etc.). No obstante, está deficiente o erróneamente definido en su composición y funciones. Dicho órgano debería tener una estructura más técnica que política para garantizar su operatividad”, esgrime SESPAS.
Satisfacción general
En cualquier caso, el presidente de SESPAS se ha mostrado muy satisfecho de la “aportación” que ha podido realizar la Sociedad tanto en la elaboración de la Ley como ahora al ser consultada en el Senado, donde se ha sentido “muy bien tratado: he salido con la sensación de que de las Cortes puede salir un proyecto de Ley mejorado; y siempre que nos pidan nuestra colaboración, estaremos encantados”.
Porque la nueva Ley “debe modernizar la situación de la SP en España: muchas de sus estructuras actuales son del siglo XIX, necesitan una revisión y una actualización para que la SP pueda ser ese instrumento importante que aporte a la sostenibilidad del sistema”, ha dicho.
En este sentido, Andreu Segura ha recordado que la SP es ahora “un apéndice muy marginal en la Sanidad, pues a ella se destina el 1’5 por ciento del gasto sanitario público; se debería reequilibrar el sistema, modernizándolo y adaptándolo a la realidad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.