Para los que no hayais leido el «Documento Copago, conclusiones desde la evidencia científica» de semFYC, os dejamos el enlace.

Y un resumen:

La semFYC, contraria a la aplicación de copagos en los servicios sanitarios

La semFYC propone otras alternativas de financiación y racionalización del gasto:
• Incentivar adecuadamente a los profesionales, directamente por resultados en la mejora de la gestión y de las agendas de trabajo, la utilización de fármacos, el uso racional de las pruebas complementarias y la coordinación con otros niveles asistenciales.
• Establecer impuestos indirectos que recaen sobre productos como el tabaco, que se relacionan directamente con la pérdida de salud.
• Modificar las políticas de cobertura de nuevos fármacos y modificar la cartera de medicamentos o los precios de los productos que en ella se incluyen, en función de criterios objetivos de efectividad y eficiencia.
• Establecer un catálogo de prestaciones y cartera de servicios sanitarios públicos que permita eliminar aquellos inefectivos o con un coste-efectividad inaceptable.

Reforzar el papel de la AP
Para la semFYC, no existen pruebas concluyentes de los beneficios asociados a la aplicación de esta medida, pero sí hay datos sobre sus posibles efectos perjudiciales en la equidad y la salud de la población, sobre todo la más desfavorecida socialmente. Las experiencias llevadas a cabo en otros países de nuestro entorno y la literatura científica consultada concluyen que medidas como reforzar al médico de familia, permitiendo que controle el presupuesto de la Atención Primaria, así como las consultas externas de especialidades hospitalarias, podrían mejorar la gestión de la atención sanitaria.

Por ejemplo, con los últimos cambios introducidos por el gobierno de Reino Unido, donde el presupuesto es gestionado directamente por los médicos de familia, se espera un ahorro del 45% sólo en los gastos administrativos y una mejora de la calidad global de la atención sanitaria.
.