“Si caminas solo, llegarás más lejos; pero si lo haces acompañado, llegarás más lejos”
(Proverbio ¿chino? ¿africano? aquí no hay consenso…)

 

Los consensos tienen en general el defecto de no dejar plenamente satisfecha a ninguna de las partes, pero la virtud de lograr que todos rememos en direcciones más parecidas.

Son un ejercicio de responsabilidad en tiempos de todo o nada pero, igual que la utopía, nos permiten seguir avanzando en la dirección elegida y arrastrar a su vez con nosotros a los demás.

El caso de la Osteoporosis Postmenopáusica (OP) es probablemente uno de los paradigmas en cuanto a variabilidad en su manejo, tanto por los clínicos como en las propias Guías (no es el caso de este documento, recordamos que se trata de un Consenso y no de una Guía de Práctica Clínica).

Por este motivo nos parece especialmente importante que se haya logrado elaborar este consenso, en el que además ha participado de manera decisiva nuestra compañera Concha Mendoza en representación de Osatzen y de los médicos de familia.

A nuestro juicio tiene un gran valor y utilidad haber alcanzado acuerdos entre especialidades tan diversas como la Medicina de Familia, Medicina Interna, Traumatología, Reumatología y Ginecología, así como con farmacéuticos (tanto hospitalarios como de Atención Primaria) y miembros del Departamento de Salud y de Osakidetza.

Nuestro reconocimiento y agradecimiento pues, por su trabajo y compromiso. Y nuestro más firme deseo de que Osakidetza siga contando con las Sociedades Científicas para este tipo de trabajos.